Museo de Málaga en el Palacio de la Aduana.

Proyecto expositivo, proyecto de mobiliario y trabajos complementarios, dirección facultativa y coordinación de seguridad y salud

Sistema Área Arte:

El sistema proyectado nace a partir de las tres características inherentes al Museo de Málaga: el espacio expositivo existente, la colección y  la posible ejecución de los trabajos en fases:

1.El espacio existente tiene unas características y acabados muy determinantes a la hora de proponer una posible distribución de las áreas expositivas.

Disponemos de pocas paredes útiles para exposición, ya que casi todo el perímetro tiene ventanas en sus muros e impide su utilización como soporte expositivo.

Las salas poseen unos acabados muy definidos, sería una lástima tener que prever partidas de posibles modificaciones y ajustes en  los acabados existentes.

La altura actual es de aproximadamente 5 metros, creemos que una buena altura para dejar libre el espacio superior y permitir visuales con más profundidad serían los 3,5 m.

2.La colección de Arte sobre todo consta de un gran número de piezas pictóricas que deben ir expuestas sobre plano vertical, alguna peana y escenografías de recreación.

El guión se subdivide en diferentes apartados y salas, por tanto el sistema debería de prever la posibilidad de formar habitaciones que vayan recogiendo las diferentes temáticas.

Por tanto el soporte mayoritario debería de ser la “pared”.

Las habitaciones formadas para las recreaciones tendrán un falso techo de lona tensada tipo “Barrisol”.

3.Debemos prever la posibilidad de que se ejecuten los trabajos en varias fases, por tanto el sistema tendría que ser lo suficientemente versátil y poco invasivo para poder permitirlo.

Teniendo en cuenta estas características, creemos que una buena respuesta podría ser un sistema que tenga en cuenta estas premisas enunciadas, permitiendo diferentes posibilidades y ajustándose al máximo al espacio y al guión expositivo.

En este sentido el sistema que se propone, consiste en una serie de elementos  verticales en forma de “escalera”, formada por tubulares de 25x25mm de aluminio lacado, que formarán una estructura ligera para que posteriormente se puedan colocar los paneles-muros de cerramiento.

En sus bases tendrán unos pies ajustables para nivelación y para ajustar posibles desniveles en el pavimento.

Una vez situados los “primarios”, se procederá a la colocación de los perfiles horizontales de los extremos superior e inferior. Posteriormente se colocarán el resto de estructuras verticales.

Los “primarios”  tendrán un sistema de presión a techo, que una vez terminado el montaje se podrán retirar.

Una vez colocada la estructura de aluminio, se pueden empezar a colocar los paneles de cerramiento de las salas, estos paneles tendrán unos anclajes en la parte posterior para ajustarse a la estructura metálica. Las juntas entre paneles tendrán un encaje machihembrado para evitar desplazamientos y se sellarán para evitar posibles fisuras.

El material de estos paneles puede ser de dm o de aglomerado con resinas sintéticas neutras.

Estos cerramientos se podrían prever de varias maneras, en el interior de las salas creemos que una buena opción sería papel de pared, que en función de las temáticas puede ir variando de textura, color y dibujo. Dando una mayor variación al recorrido y a su vez pautando los espacios expositivos.

En el exterior para dar una mayor sensación de profundidad, se podrían dejar en algunas zonas concretas paredes sin cubrir, dejando la estructura vista y viéndose el reverso del panel interior.  En la estructura vista se podría poner paneles gráficos e informativos.

En el caso de los espacios de recreación y audiovisuales los cerramientos ya no estarían formados por materiales sólidos como el dm, aglomerado o similar, serían estructuras ligeras de metal con lona tensada en todas sus caras, pequeñas “linternas” que se introducen en el sistema de muros.

Sistema Área Arqueología:

La lógica constructiva en arqueología es diferente a la de arte, en primer lugar porqué las piezas a exponer requieren en términos de seguridad, conservación y presentación unos requisitos mucho más restrictivos y en segundo lugar porqué la altura de las salas es inferior, 3m.

Se plantean una serie de volúmenes que en su interior van conteniendo todos los diferentes bloques planteados, cada volumen es un bloque expositivo y cada bloque se distribuye de tal manera que cada unidad tenga su propio espacio diferenciado.

Este sistema nos permite entrar a cada uno de los bloques de manera pausada y creando una serie de espacios protegidos, independientes del espacio general y que permiten al visitante un mayor aislamiento del “mundo exterior”  para poder contemplar y disfrutar de la exposición de manera más íntima, en algunos casos el perímetro se abrirá para permitir la entrada de luz natural.

Cada volumen tendrá su color identificativo, tanto en la cara exterior (en todo los muros) como en el interior de la exposición (color vitrinas franjas inferior y superior) , a su vez este color estará relacionado con la gráfica. El color de la franja intermedia siempre se planteará del mismo color en todos los bloques, se prevé un gris grafito para que las piezas se contrasten mejor con el fondo. Gracias al color el visitante siempre tendrá una idea precisa de donde se encuentra y reconocerá rápidamente en que bloque temático se encuentra.

Una vez que sales del volumen-bloque vuelves al espacio exterior y es donde se disponen las áreas de descanso, en cada bloque se prevén varias salidas para dar opción a que el visitante pueda acceder más rápidamente a las zonas de descanso y posibilitar pequeñas variaciones en el recorrido.

La permeabilidad de los volúmenes vendrá dada en función de las diferentes temáticas, por ejemplo, en el área romana o islámica creemos que  es importante abrir el perímetro para permitir la entrada de luz natural y variar el concepto expositivo que las precede. La manera de recorrer el espacio ya no tendría un carácter tan “íntimo”, ya que las piezas se dispondrían de tal manera que las opciones de recorrido no estarían tan direccionadas  como en los bloques menos permeables.

En el interior la iluminación se concentra en la franja horizontal de 120cm situada entre los 80cm y los 200cm, el resto de la sala salvo las piezas o peanas situadas en el centro no tendrá un elevado nivel lumínico.

Los objetos en su gran mayoría se expondrán en la vitrina perimetral, que dependiendo del ámbito y del número de piezas, se pueden presentar: individualmente en vitrina grande, individualmente en vitrina pequeña (pequeños objetos y joyería) y en vitrina grande en pequeños grupos.

Las piezas que interesen verse a varias caras o  por su importancia en el guión expositivo se dispondrán en peanas en el espacio central, estas peanas tendrán el mismo color y características que las vitrinas perimetrales.

En el caso de objetos de gran formato, como las tumbas, también la intención es situarlas centradas en el espacio y ante la imposibilidad de enterrarlas se prevé una barandilla-muro del mismo color y acabados que las perimetrales, que delimita y concentra el objeto en estos elementos- balsa, creando un recorrido alrededor de estas grandes piezas y en cuyo perímetro se disponen las vitrinas.