Carpa a la alemana, cuatro postes.

Seis accesos para el público por la zona superior y un acceso por el nivel 0 , este último es diametralmente opuesto a la entrada de los artistas.

La pista por si sola es una superficie desnuda y rudimentaria, son los personajes circenses los que le dan vida. El movimiento en un círculo da importancia al centro, el círculo impone armonía, el círculo suprime las jerarquías y distinciones. Si existe una clasificación es concéntrica y determinada en función de la distancia a la pista. Los mejores asientos son los más cercanos a la pista, pero hay que pagarlo con la proximidad de los animales, con el polvo que se levanta y con ser elegido voluntario por un clown o un ilusionista.