El proyecto potencia las características del espacio, proponiendo un espacio único y abierto donde el futuro propietario podrá elegir la forma de habitarlo que más se le adecue, se lo podrá hacer suyo, en función de sus necesidades, deseos y tipo de vida.

Toda la zona de baños y cocina, la zona más estática,  se propone en lo que antes era un pasillo de acceso al patio, dejando el espacio principal libre y sin interrupciones.   

Un espacio interior alto, abierto, luminoso, relacionado a través de un gran ventanal con el espacio exterior, en el que hemos plantado un árbol, pero donde hay espacio suficiente para proponer un gran jardín urbano, un espacio al aire libre con tarima de madera donde se pueden hacer todo tipo de actividades exteriores, tomar el sol, ducharse, festejar.

El espacio interior y el exterior se unen en un solo espacio, cada uno es prolongación del otro, el cielo siempre está presente.